ANEURISMAS

Los Aneurismas Intracraneales son lesiones que se originan por un debilitamiento en un segmento de la pared de algún vaso arterial del cerebro, ocasionando habitualmente el desarrollo de una lesión en forma de globo (sacular), el cual es vulnerable a romperse a nivel del domo; también se pueden encontrar formas caprichosas que la medicina los ha catalogado como bilobulados, fusiformes, de cuello ancho, gigantes, pequeños en forma de ampolla, entre otros. La ruptura de este tipo de lesiones puede ocasionar una hemorragia masiva intracraneal, con resultados catastróficos para la vida de estos seres humanos.

Actualmente con el avance y la vanguardia de estudios de Angiotomografía, Angioresonancia y Angiografia por sustracción digital, se puede diagnosticar y tratar oportunamente este tipo de lesiones, evitando consecuencias graves y reduciendo la mortalidad del paciente. Existen dos opciones para el tratamiento de los aneurismas cerebrales, la cirugía tradicional abierta que actualmente sólo se hace en casos muy específicos y el tratamiento endovascular por cateterismo neurológico que se ha convertido en la técnica mas usada.

En aneurismas rotos se prefiere rellenar por cateterismo endovascular el domo, el cuerpo y el cuello del aneurisma con dispositivos en forma de espiral preformados (coils) de altísima tecnología biomedica y que son seleccionados minuciosamente en base al tamaño de la lesión, en ocasiones cuando el saco aneurismatico tiene un cuello muy ancho se prefiere proteger transitoriamente la luz del vaso afectado con un balón neurológico, para evitar que durante la compactación de los espirales estos migren a la luz del vaso sanguíneo principal y posteriormente se realiza un intercambio del balón por un cilindro mallado (stent neurológico), con la finalidad de lograr un refortalecimiento de la pared y evitar la formación de un nuevo aneurisma.

En aneurismas incidentales, no rotos existe hoy un tratamiento Endovascular de vanguardia que tiene como finalidad reconstruir la pared afectada del vaso y que consiste en la colocación de endoprotesis diversoras de flujo, que son cilindros mallados con celda muy cerrada que se colocan a la altura del cuello del saco aneurismatico logrando redireccionar el flujo sanguíneo, desviando la entrada de sangre al aneurisma y progresivamente asegurar la desaparición del mismo.

 

Título

Título

Título